5% OFF pagando con transferencia bancaria | 10% OFF en compras superiores a $5000

«Las reflexiones de Pironio recopiladas en este libro nos muestran bien que la esperanza cristiana no es una mera ilusión o un deseo, sino que es una virtud que tiene por objeto el bien arduo, difícil de alcanzar, pero posible con nuestra entrega y la gracia del Señor. De este modo, su pensamiento nos alienta y nos reconforta, pero al mismo tiempo nos sacude de la inercia que nos provoca el desánimo y nos compromete con un cambio. (...) La lectura de este libro nos hace el efecto de las cosas propias de Dios: nos deja el deseo de establecer una comunión más honda con Él y con el prójimo, y nos anima a ser mejores personas. No sólo la palabra de Pironio, sino también su vida entera y su testimonio, constituyen una fuerte invitación a la esperanza, y nos ayudan a captar el sentido de la vida, a través de la existencia de un hombre concreto que vivió con el corazón pleno de esperanza, entregado por completo a su misión» (Jorge Casaretto, obispo de San Isidro).

Libro La hora de la esperanza | Eduardo F. Pironio

$670,00
Libro La hora de la esperanza | Eduardo F. Pironio $670,00

«Las reflexiones de Pironio recopiladas en este libro nos muestran bien que la esperanza cristiana no es una mera ilusión o un deseo, sino que es una virtud que tiene por objeto el bien arduo, difícil de alcanzar, pero posible con nuestra entrega y la gracia del Señor. De este modo, su pensamiento nos alienta y nos reconforta, pero al mismo tiempo nos sacude de la inercia que nos provoca el desánimo y nos compromete con un cambio. (...) La lectura de este libro nos hace el efecto de las cosas propias de Dios: nos deja el deseo de establecer una comunión más honda con Él y con el prójimo, y nos anima a ser mejores personas. No sólo la palabra de Pironio, sino también su vida entera y su testimonio, constituyen una fuerte invitación a la esperanza, y nos ayudan a captar el sentido de la vida, a través de la existencia de un hombre concreto que vivió con el corazón pleno de esperanza, entregado por completo a su misión» (Jorge Casaretto, obispo de San Isidro).