5% OFF pagando con transferencia bancaria | 10% OFF en compras superiores a $5000

Nuestro Señor reveló la devoción de Su Santo Rostro a una monja carmelita descalza francesa, la Hna. María de San Pedro, a mediados del siglo XIX. Jesús le pidió a la religiosa que difundiera esta devoción en reparación por las blasfemias contra Dios y la profanación del domingo.

Cristo reveló esta corona a la monja carmelita «para luchar contra los enemigos de Dios». Honra a cada uno de los cinco sentidos de Jesús. Mientras meditamos sobre sus sentidos, Jesús nos pide que meditemos sobre su Rostro Santo herido.

Jesús aseguró nueve promesas a quienes honraran su Santo Rostro:

  1. Al ofrecer Mi Rostro a Mi Padre Eterno, nada será rechazado y se obtendrá la conversión de muchos pecadores.
  2. Por Mi Santo Rostro, harán maravillas, apaciguarán la ira de Dios y atraerán misericordia a los pecadores.
  3. Todos aquellos que honran Mi Rostro en un espíritu de reparación, al hacerlo, desempeñarán el oficio de la piadosa Verónica.
  4. De acuerdo con el cuidado que tomen para reparar mi rostro desfigurado por los blasfemos, así cuidaré de sus almas que han sido desfiguradas por el pecado. Mi rostro es el sello de la divinidad, que tiene la virtud de reproducir en las almas la imagen de Dios.
  5. Aquellos que con palabras, oraciones o escritos defiendan Mi causa en la Obra de Reparación, especialmente Mis sacerdotes, los defenderé ante Mi Padre y les daré Mi Reino.
  6. Así como en un reino pueden obtener todo lo que desean con una moneda estampada con la efigie del Rey, en el Reino de los Cielos obtendrán todo lo que desean con la preciosa moneda de Mi Santo Rostro.
  7. Aquellos que en la tierra contemplen las heridas de Mi Rostro lo verán en el Cielo radiante de gloria.
  8. Recibirán en sus almas una irradiación brillante y constante de Mi Divinidad, que por su semejanza a Mi Rostro brillarán con un esplendor particular en el Cielo.
  9. Los defenderé, los preservaré y les aseguraré la perseverancia final.

La coronilla, confeccionada artesanalmente, tiene 33 cuentas negras, con separadores de cruces, un pequeño centro de la Virgen de la Medalla Milagrosa, una Cruz del Sagrado Corazón y la medalla del Divino Rostro de Jesús. Incluye un folleto con las oraciones para rezarla.

Coronilla de reparación de la Santa Faz (vidrio negro)

$1.500,00
Coronilla de reparación de la Santa Faz (vidrio negro) $1.500,00

Nuestro Señor reveló la devoción de Su Santo Rostro a una monja carmelita descalza francesa, la Hna. María de San Pedro, a mediados del siglo XIX. Jesús le pidió a la religiosa que difundiera esta devoción en reparación por las blasfemias contra Dios y la profanación del domingo.

Cristo reveló esta corona a la monja carmelita «para luchar contra los enemigos de Dios». Honra a cada uno de los cinco sentidos de Jesús. Mientras meditamos sobre sus sentidos, Jesús nos pide que meditemos sobre su Rostro Santo herido.

Jesús aseguró nueve promesas a quienes honraran su Santo Rostro:

  1. Al ofrecer Mi Rostro a Mi Padre Eterno, nada será rechazado y se obtendrá la conversión de muchos pecadores.
  2. Por Mi Santo Rostro, harán maravillas, apaciguarán la ira de Dios y atraerán misericordia a los pecadores.
  3. Todos aquellos que honran Mi Rostro en un espíritu de reparación, al hacerlo, desempeñarán el oficio de la piadosa Verónica.
  4. De acuerdo con el cuidado que tomen para reparar mi rostro desfigurado por los blasfemos, así cuidaré de sus almas que han sido desfiguradas por el pecado. Mi rostro es el sello de la divinidad, que tiene la virtud de reproducir en las almas la imagen de Dios.
  5. Aquellos que con palabras, oraciones o escritos defiendan Mi causa en la Obra de Reparación, especialmente Mis sacerdotes, los defenderé ante Mi Padre y les daré Mi Reino.
  6. Así como en un reino pueden obtener todo lo que desean con una moneda estampada con la efigie del Rey, en el Reino de los Cielos obtendrán todo lo que desean con la preciosa moneda de Mi Santo Rostro.
  7. Aquellos que en la tierra contemplen las heridas de Mi Rostro lo verán en el Cielo radiante de gloria.
  8. Recibirán en sus almas una irradiación brillante y constante de Mi Divinidad, que por su semejanza a Mi Rostro brillarán con un esplendor particular en el Cielo.
  9. Los defenderé, los preservaré y les aseguraré la perseverancia final.

La coronilla, confeccionada artesanalmente, tiene 33 cuentas negras, con separadores de cruces, un pequeño centro de la Virgen de la Medalla Milagrosa, una Cruz del Sagrado Corazón y la medalla del Divino Rostro de Jesús. Incluye un folleto con las oraciones para rezarla.